Alternativas y opciones

Río Ibias: río truchero de España

Aunque rio de curso corto, no deja de ser una referencia tanto por sus aguas cristalinas como por su abundancia en truchas.

Nace en el puerto de Cerredo y desemboca en el Navia fundiendo sus aguas en el embalse de Salime; cubre un buena parte del occidente asturiano y recorre los municipios de Degaña, CerredoTaladridCecosSan Antolín de Ibias y Marentes.

Periódicamente ademas, suelen repoblarlo con la trucha original de la zona, una especie muy resistente y de buen tamaño. Cuando se viaja por estos pueblecitos es habitual hacerlo paralelo al rió y al sinfín de arroyos y fuentes que nacen en cualquier rincón y vierten sus aguas el río Ibias. Entre la ingente vegetación abundan las frutas entre ellas: las castañas, los higos, madroños, uvas, peras, ciruela, manzanas, etc. Son muchos los pescadores que acuden aquí a practicar el arte de la pesca y disfrutar tanto de su paisaje como de su gastronomía.

El aguardiente

La mayor parte de las familias del pueblo elaboran aguardiente, casi únicamente para consumo propio, pero esa bebida nunca falta.

Tanto por tradición -pensad que Galicia está a un paso- como por remedio contra el frío, ya que la zona en las épocas de invierno se tornaba dura y rigurosa, los vecinos aprovechaban los restos de la uva , incluso algunas frutas, para destilar el alcohol de obtener el aguardiente que les duraba todo el año.

Es costumbre, en los entornos rurales en general, levantarse temprano y comenzar el día con un sorbito de aguardiente acompañado de alguna pasta o dulce. Eso despereza el fresco de la mañana y anima el cuerpo para comenzar a trabajar en tareas que suelen ser duras y de mucho esfuerzo. El aguardiente era recurso que se podían permitir contra otras bebidas alcohólicas “importadas” de fuera que tenían un coste que no se podía pagar. El aguardiente era un subproducto que estaba al alcance de la mano y que, si eran perezosos, los agricultores lo obtenían del desecho de la vid y uva. Quien mas quien menos disponía de una alquitara en casa y la ponía a trabajar para que lentamente fuera destilando alcohol en ese proceso de añadir fuego, agua y bagazo al recipiente. La uva la trajeron a la zona probablemente los romanos y hay que pensar que durante toda la edad media, era también una fuente de calorías y alimento. Aunque decayó en una buena parte del siglo pasado, hoy, muchos lugareños han vuelto a replantar viñas y están elaborando magníficos vinos, vinos de altura en todos los sentidos, tanto por la ubicación como por la calidad, aunque muy difíciles de producir dada la orografía escarpada del terreno.

No sé, por otro lado, si es el gusto de productor o es que lo da la uva, una característica muy común es el elevado grado de producto, es muy habitual encontrar aguardientes de 80 grados y hay que estar preparados para aguantar un trago así, de refilón. Pero eso no quita que , aunque fuerte, posee un aroma y gusto incomparables.

Las minas: el sustento del pueblo.

Cráter de la mina de Tormaleo donde se ha extraído el carbón y ahora queda un imponente lago
Solo quedan algunos utensilios como esta manguera para suministrar agua y lavar el material

Las minas, sobretodo en el último siglo, han sido la palanca de desarrollo de toda la comarca de Ibias

La miel: producto estrella

Miel de brezo, la mas cultivada

La miel está tan ligada al territorio como el propio paisaje. Es milenario su cultivo y , quien mas quien menos, tiene sus propias colmenas. Algunos no obstante se dedican de forma profesional a esta actividad y tienen colonias de mas del mil colmenas.

Si difícil encontrar miel pura en los establecimientos , aquí, puedes tener la seguridad que conseguirás miel cien por cien de abeja y extraída de las colmenas.

La mayor parte de los establecimientos la vender y , si quieres mayor seguridad, dirígete a la tienda de electrodomésticos Ron y allí la puedes adquirir.

La mejor miel dicen que es la de brezo y que, además tiene mas antibiótico, muy indicada para la cicatrización de las heridas.

Gente longeva

La tranquilidad es la base de una vida larga y feliz

Será el agua, el aire, los buenos alimentos, la tranquilidad o la buena vida, pero lo gente aquí vive muchos años. A muchos los entierran con mas 100 años y todos aparentan tener una salud de roble.

En el pueblo no hay prisas; todo se hace al ritmo que requiere el cuerpo humano. Las tareas del campo se hacen como una actividad que sirve para llenar el tiempo y propician un ejercicio saludable para las personas.

Cada estación del año tiene sus menesteres: la viña, las colmenas, las hortalizas, verduras o fruta o la ganadería requieren la atención y cuidado convenientes, pero , todo a su tiempo. El día es largo para atender todas las obligaciones y éstas no parecen alterar las buenos hábitos de la gente que tiene como prioridad el buen cuidado del cuerpo y alma: comidas a su tiempo, descanso merecido y ocio cuando toca.

Esta cultura que tienen los hogareños termina por contaminar a quien llega al pueblo y pronto acaba por adoptar sus costumbres. Como ocasiones no le faltan, tarde o temprano, elegirá alguna actividad que le satisfaga y llenará felizmente el día.

En pareja o en familia

Dedícale un tiempo a los tuyos o tendrás una buena recompensa. Tienes el mejor escenario para hacerlo. Ven a  descubrirnos

Los paisajes cambian en cada recodo del camino

Si quieres elegir un lugar para juntar a los tuyos o disfrutar con tu pareja, te lo ponemos fácil. El escenario que te ofrecemos es el paraíso, el corazón de Asturias, el paisaje natural mas fascinante. En cada rincón te encontrarás un paisaje diferente: fuentes, riachuelos, árboles de todo tipo, colmenas, alturas y valles ricos en verde y colores… tienes una buena excusa para reunir a los tuyos y pasar unos días inolvidables. Desde aqui, usando como base SAN ANTOLIN DE IBIAS, puedes hacer excursiones a un sinfín de territorios ( Cangas de Narcéa, Fonsagrada, Cecos, Tineo, etc) y disfrutar de una buena gastronomía, muy casera, muy natural y muy barata.

Los apartamentos tienen tres habitaciones dobles, aptas para dos personas , por tanto , con una capacidad para seis adultos y dentro de una zona tranquila, total silencio, con luz y sol por los cuatro costados, aparcamiento en la puerta, y bien comunicado para dirigirte a donde programes cada día. Y si quieres darte un baño o tomar un plato o tapas en la piscina la tienes abierta durante todo el verano con el agua mas fina del mundo.

Te sentirás cómodo y bien acogido donde quiera que vayas. El propio pueblo tiene muy buenos restaurantes que elaboran comida casera variada y barata. En los últimos años han recuperado la viña y muchos de los vecinos elaboran vino propio de muy buen tenor y los mismo y en mas cantidad lo hacen los restaurantes; de modo que, tienes vino de la tierra con su características singulares. Determinados días preparan el pulpo a la gallega y, es así en propiedad porque vienen los gallegos a elaborarlo.

Si decides pasar las vacaciones en IBIAS te evitas coger aviones, ir a lugares masificados y gastarte un pastón sin necesidad. Aquí puedes estar con los tuyos sin sobresaltos y gozar de la naturaleza sin limitaciones. Serán unas vacaciones diferentes.

Qué ver

Monumentos y arquitectura tradicional

El hórreo, icono del paisaje por cualquier rincón

Tierra de cunqueiros, cesteiros y mineros. Es reserva de la Biosfera y parte del Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias. La orografía del terreno le da a esta zona una belleza sin parangón y muy idónea para el senderismo. Sus  recursos  auríferos    atrajeron la atención  de los romanos y extrajeron oro  durante siglos. Posteriormente,  esa actividad la  ocuparon  las minas  con el   carbón, pero  también ha concluído dejando la  mayor parte del territorio  despoblado.

En este concejo predomina el paisaje; no tiene grandes monumentos pero tiene unos bonitos ejemplos románicos y una construcción popular muy interesante. Mencionamos algunos:

  • La iglesia parroquial de San Antolín de Ibias, es de una sola nave cubierta con bóveda de cañón, ábside semicircular abovedado y techumbre de madera. En su exterior destaca el pórtico, de finas columnillas que descansa sobre un murete. Al actual edificio se le fueron haciendo reformas y añadidos que van desde el siglo XIII hasta el XIX.
  • La iglesia de Cecos. Su nave está cubierta con artesonado de madera, su capilla es abovedada y tiene nervios cruzados para reforzarla. Tiene unos bonitos retablos barrocos del siglo XVIII, de un solo piso y separado de los laterales por columnas terciadas. Tiene una gran decoración en la calle central.
  • La iglesia de Taladrid del siglo XVIII, con cubiertas de madera a dos aguas, tiene capilla lateral y sacristía, Hay que destacar la techumbre de la capilla central que es en forma de artesa, algo muy poco común en Asturias.
  • El palacio de Tormaleo, construido en dos fases. Su estructura es de tres alas con tres torres cerrado por un muro. La distribución es alrededor de un patio cuadrado y adintelado, de donde salía la escalera de piedra que daba acceso al primer piso. Es de dos pisos, el bajo para cuadra y almacén y el superior para vivienda señorial. La fachada principal está entre dos torres. El cuerpo central se encuentra enmarcado por dos pilastras y el eje central es la puerta-balcón con pilastras y molduras. Las torres son de tres pisos separadas por impostas, las ventanas están enmarcadas por grandes piezas monolíticas. Hay que destacar también su fachada lateral, formada por tres grandes arcos, uno cegado y sobre ellos una galería abierta. Fabricado en sillarejo, piedras para las esquinas y vanos y pizarra para el tejado.
  • El palacio de Ron o de Barrero, es del siglo XVIII, y es más una casona rural. Tiene una torre central de tres pisos edificada en mampostería y tejado de pizarra a la que se le pusieron dos alas laterales. Tiene otras construcciones complementarias. El recinto se rodea de un muro almenado y sobre la puerta rematada en arco de medio punto, está el escudo tallado en madera con una “R” en el centro.

Arquitectura popular

Las construcciones con teito pertenecen a la arquitectura popular autóctona, destinadas a viviendas, pajares, cabañas para ganado, hórreos y otros pequeños edificio auxiliares. Son edificios con muros de piedra y techumbre vegetal de paja de centeno. En Ibias, Degaña y Cangas de Narcea el teitado se hace con la técnica a beu.​ Los teitos mantienen la forma redondeada del edificio. El interior comparte vivienda con establo de animales; son las casas-establo que en los Ancares se conocen como pallozas.

Entre estas construcciones populares, destacan sus hórreos que antaño tuvieron la techumbre de paja y que se cambió por la pizarra. Se pueden encontrar varios hórreos tallados. Son dos los carpinteros constructores que sobresalen: Domingo Álvarez y Florentino Nogueiro. El primero trabajó a finales del XVIII y principios del XIX, fundamentalmente, en la parroquia de San Clemente, con tallas en las que combina gran número de elementos. El segundo fue el carpintero que construyó las últimas paneras en el siglo XX, en las que insertó complicados entrelazos, sobre todo en las parroquias de San Clemente y Cecos.

También sobresalen las construcciones destinadas a las abejas; son los cortíos (cortines), de forma circular con muros hechos de mampostería de más de dos metros de altura, con aleros hechos de losas planas, en cuyo interior se colocan las colmenas para protegerlas del oso. En la parroquia de Seroiro, aparecen los talameiros, o pequeñas torres de planta cuadrada y unos tres metros de alto, en cuya parte superior se colocaban las colmenas sobre unos tablones.

La fiesta de San Antolín es el primer domingo de Septiembre.

Dolmen de Pradias

El dolmen de Pradias o Da Hucha da Serra está situado en el Teso de Pando, a unos 970 m de altitud, no lejos de Pradias, pueblo del concejo de Ibias. Se accede a él por una cómoda pista, señalizada como ruta P.R. AS-7. Ruta da Hucha– 

Dolmen de la edad neolítica

Se trata de un monumento funerario de edad neolítica y pequeñas dimensiones que consta de una cámara delimitada por dos grandes losas verticales y techada por una tercera losa con varias cazoletas excavadas, según la tradición, por una moura.

Qué hacer

El punto equidistante para dirigirte a donde quieras

Todo al alcance de la mano. A 40 kilómetros están las poblaciones de Cangas de Narcea , muy activa comercialmente y Fonsagrada, que ya es una población de Galicia.

El mar está apenas a 100 kilómetros y en menos de media hora se salta a la provincia de León.

Aquí tienes opciones para todos los gustos. Si eres motero, ciclista, pescador, cazador, amante de la naturaleza, poeta, músico, aventurero, sibarita de la buena mesa, etc. tienes lo que necesitas. Aquí hay ritmo de pueblo, productos de pueblo, gente de pueblo que echan una mano cuando se necesita, se sientan en el bar y charlan durante horas y te dicen buenos días como si te conocieran de toda la vida. Aquí te damos algunas pautas.

-Paseos por todo el territorio. vayas por donde vayas, siempre estarás en el paraíso. Es un territorio montañoso, todo verde y lleno de bosques y agua que baja rauda formando pequeños riachuelos cristalinos que desembocan en el río Ibias que atraviesa el pueblo.

Visita a la viñas.  En los últimos años se han plantado varias hectáreas de viña en el municipio. La orografía ha obligado a salvar los desniveles y aprovechar el terreno todo lo que puede. En la época romana -aqui hubo asentamientos fijos tanto para vigilar el territorio como para explotar los recursos como las minas- se cosechaba vino , se recogía miel, y se cultivaba un sinfín de frutas , en especial el castaño. Hoy siguen apareciendo árboles frutales por todos los rincones de los que aprovecha fruta y madera.

-Piscina y bar.  Sobretodo en verano, se agradece un baño en la piscina municipal. El agua que entra en ella viene directamente de las montañas y por tanto, se renueva permanentemente. Para sobrellevar la molicie cuentas con el bar dentro de reciento que elabora, ademas de tapas, y un menú muy barato.

-Helipuerto.  Durante seis meses coincidiendo con el verano, hay un servicio de helicópteros cuya misión es la vigilancia de los bosques y evitar los incendios. Por su situación, en la cima de una montaña, dispone de una vista espectacular. Se sube por una buena carretera desde el mismo pueblo y está a tres kilómetros del centro.

-Excursiones :

  • Cangas de Narcea.
  • Fonsagrada.
  • Un día en la costa.
  • Visitar Oviedo

Saborear el pulpo. Una vez a la semana al menos, viene un pulpeiro de Galicia y , en alianza con un restaurante del municipio, elabora una pulpada excepcional. Vale la pena degustarla porque es , como suele decirse, buena , bonita y barata.